24 HORAS CON EL SEÑOR (28 de Marzo)

La Vigilia que tiene lugar durante la iniciativa “24 horas para el Señor” tiene un papel fundamental porque caracteriza todo el evento. Es deseable que la Vigilia se realice con el Santísimo Sacramento expuesto, mientras que uno o más sacerdotes permanecen disponibles para celebrar el Sacramento de la Reconciliación. La presente Vigilia se inspira en las palabras que Jesús pronunció a la adúltera: “Tampoco yo te condeno”, evidenciando el perdón gratuito, a pesar de que la culpa de la mujer fuera evidente. Todo el pasaje, donde el apóstol Juan describe el encuentro entre Jesús y la adúltera, permite múltiples elaboraciones. Nos centramos en dos aspectos: el primero, subraya el perdón que Jesús está dispuesto a ofrecer a cada hombre, sin importar el pecado que hubiera cometido; el segundo, invita a seguir al Maestro del perdón y a perdonar los pecados a nuestros deudores. El evento “24 horas para el Señor” está estrechamente relacionado con el tiempo litúrgico: es decir, con el IV Domingo de Cuaresma. La alegría celebrada durante este domingo, conocida en la antigüedad como “Leatare”, proviene de la conversión personal, de la reconciliación con Dios y de la gracia recibida en el Sacramento del Perdón. Las lecturas del domingo (Jos 5,9a.10-12; Sal 33; 2Cor 5,17-21; Lc 15,1-3.11-32) subrayan el poder del perdón y la gracia de la tierra prometida, concentrándose en la historia del hijo pródigo. La iniciativa ha sido colocada precisamente en los días previos al IV Domingo de Cuaresma para dar la posibilidad a todos los fieles de reconciliarse con Dios y prepararse, de esta manera, para la Pascua que está cerca.


​Sant Joan Despí